El gusano de Bueña

23/1/2017

El pueblo más cercano a Aguatón es Bueña. Está a unos cuatro kilómetros. A pesar de una distancia tan corta, Aguatón y Bueña pertenecen a comarcas diferentes. Así que nos sentimos tan cerca, pero tan lejos... El caso es que, sin tener en cuenta el alejamiento administrativo actual, los lazos que unen Aguatón y Bueña siempre han sido fuertes. Y por eso hoy voy a relatarte cómo ir andando al pueblo vecino, tanto por el camino más corto como por el más espectacular.

De Aguatón a Bueña

A mí me gusta salir de Aguatón por el camino del monte, el que pasa por las antiguas eras y pajares. La cuesta es empinada, pero el esfuerzo inicial se ve recompensado al llegar al punto más alto. La ruta está bien señalizada como sendero a La Vacariza (o Vaqueriza, como rezan los carteles) y no tiene pérdida. Es solo seguir el camino. Una vez superamos las tierras de cultivo, el cerro que se sitúa a la derecha es el Alto de la Bota. Mi abuelo decía que, en los días claros, desde ese punto se ve el Moncayo. Yo no me lo creía hasta que una mañana de invierno descubrí que aquel testimonio es verdadero. Hacía frío, mucho frío. Y viento, mucho viento. Y allá lejos, sobresaliendo, observé un gran monte nevado. Era el Moncayo. Tal y como lo digo.

La ruta se adentra hacia un monte de carrascas. Al llegar al final del camino te toparás con una finca de cultivo. Ahí es donde comienza el término municipal de Bueña. Las vistas desde el lugar son bonitas, tanto hacia el Jiloca como hacia el valle de Aguatón e incluso más allá, hacia el Campo de Visiedo. Tendrás que andar por la parcela que te decía antes campo a través para acceder a un nuevo camino; este ya es descendente. Llegarás a un cruce de caminos y desde ahí es un paseo alcanzar Bueña. Eso sí, toma el camino de la izquierda.

Bueña es un pueblo similar a Aguatón, solo que está encajonado en un barranco estrecho. En el centro del pueblo verás una señal que indica "yacimiento paleontológico". Recuerdo la primera vez que fui a ver los restos fósiles... Pregunté a un hombre que dónde estaba el dinosaurio que había aparecido en el pueblo. Aquel me miró con cara de "¡qué me estás contando!" y me suelta: "¡Ah! ¿El gusano? Sube por esa calle". "¿El gusano? ¿Pero no eran restos del Jurásico?", pensé yo. Y sí, aquello era como un gusano. Y costaba bastante de ver. Ahí aprendí que a veces las cosas más insignificantes pueden llegar a tener mucha importancia.

La vuelta a Aguatón la realizarás por la ruta más sencilla, por el camino de La Vega. Solo tienes que volver hasta el cruce de caminos de antes y en vez de girar a la derecha, solo hay que seguir recto. A mitad de trayecto dejarás a la izquierda el Poyo Redondo, un promontorio de color rojizo bastante curioso. Y más adelante, la Fuente del Cojo. Me han dicho que ahora no sale agua porque la toma se ha enrunado. Es una pena, porque esta fuente era perfecta para hacer una parada y beber de una lata robinada que siempre había cerca del caño. Así lo hacíamos cuando de pequeños íbamos hasta allí en bicicleta muchas tardes de verano. ¡Qué tiempos!


Los apartamentos Fuentes de la Hoz, en Aguatón

 

Habitación de matrimonio del apartamento La Calzada

 
Aguatón se encuentra en una localización privilegiada, a más o menos media hora de camino en coche tanto de Teruel como de Albarracín. Los apartamentos Fuentes de la Hoz toman el nombre de dos manantiales que desaguan al barranco de la Hoz: La Calzada y la Fuente Vela. Desde todas las ventanas de los apartamentos te podrás asomar al Regajo, como llamamos aquí al riachuelo que pasa al lado del pueblo. Cada apartamento tiene capacidad para cuatro personas y dispone de cocina-comedor, baño y dos habitaciones.

 APARTAMENTOS FUENTES DE LA HOZ


Categorías: Excursiones a pie